domingo, 2 de febrero de 2014

EL CONCILIO RAJOYDIANO II: el PP en el país de las maravillas.

Hace poco estos tres y Bárcenas comían en la misma mesa. El de traje oscuro y gafas quería para España un gobierno como el de Jaume Matas en Baleares.


El Concilio Marirajoydiano II, las cosas quedaron muy claras: “El PP o la nada”. Con esta frase lacónica, Mª Dolores de Cospedal, conocida popularmente como ‘la bienpagá’ por lo escandaloso de sus ingresos, le dio un toque existencialista a la convención pepera, dejó a Sartre de una pieza revolviéndose en su tumba y resumió el presente y el futuro político de España.

Mariano Rajoy, el “zumo pontífice” de tan magno evento –y ya sé que es sumo y no zumo-, rezumó una especie de reducción de los principios de la derecha más recalcitrante aliñado con las frases hechas de siempre y las alusiones sempiternas a “la herencia recibida”. Tuteó a Rubalcaba con ese toque poligonero y chabacano que le gusta utilizar para acortar la distancia que existe desde su posición de Registrador de la Propiedad a las clases bajas, o sea, para que el entienda el populacho.

El público, entregado con fervor a las promesas de siempre y a los incumplimientos cotidianos aplaudía enajenado, como si ya no tuviéramos todavía casi 6 millones de desempleados y casi dos millones de hogares sin ningún tipo de ingresos, como si no hubiera miles de ciudadanos que se alimentan cada día de lo que pueden recoger en los contenedores de basura y casi 3 millones de niños bajo la amenaza de pobreza infantil.

Por lo demás, nada de la corrupción, nada de la Gürtel, y nada me mencionar a los innombrables: Bárcenas, Matas, Fabra, y todos los políticos del PP que esperan su turno para entrar en el Olimpo de los imputados. Para Rajoy cada político corrupto del PP se transforma en “esa persona” sin género ni identidad, que pronto será declarada inexistente en la historia del partido.

Gallardón prometió que mientras él sea Ministro de justicia todos los fetos serán protegidos pos los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado hasta que sean viables y se transformarán en niños deseados o no, sanos o discapacitados, con malformaciones o sin ellas. Nada le detendrá en la protección de todo lo que suceda después del coito y que se aloje en el útero de una mujer. Si Artur Mas está intentando que Cataluña sea un estado soberano, Gallardón ya se ha adelantado y ha declarado la soberanía del estado español sobre los úteros de todas las mujeres del territorio.

Aznar no quiso estar en este Cónclave y puso pies en polvorosa. Jaime Mayor seguramente no ha quitado el oído a todo lo que se ha dicho, pero puso sus orejas a salvo de tanta tontería que ya no se creen ni quienes las dicen.

Como sucede en todos estos aquelarres políticos para parroquianos incondicionales, “todo quedó perfecto y el partido sale reforzado”.

Me cuentan que anoche en el Episcopado se escucharon ruidos muy parecidos a los que producen las botellas de Möet & Chandón cuando son desvirgadas.

Todos participaron de la eucaristía civil compartiendo los bienes que el PP promete a sus acólitos: buenos puestos de trabajo como asesores, cargos de confianza, sobres y sueldos, obras públicas a costa de los contribuyentes un largo etcétera. El neoliberalismo “made in Spain” que se alimenta del canibalismo de las arcas públicas y de la sangre y el sudor de los trabajadores explotados ha sido canonizado como la única forma de aumentar la “competitividad”, y la “moderación salarial de las clases bajas” ha sido elevada a la categoría de “dogma de fe”.

En medio de tanta euforia y fervor mesiánico-pepero, los ciudadanos siguen mal, sin llegar a medio mes y bajo la amenaza de una próxima subida del IVA que combinada estratégicamente con una bajada de sueldo del 10% que nos están exigiendo dejaría a muchos al borde de la indigencia. La marcha de los obreros de la fábrica de la Coca Cola sigue su andadura y siguen las huelgas por doquier, ya que las empresas están tomándose al pie de la letra la reforma laboral que la Ministra de la virgen del Rocío les puso en bandeja para que puedan seguir ganando dinero a pesar de la crisis y a costa de la indigencia de los trabajadores.

Tampoco se habló de quién pagará el rescate, porque acabamos de enterarnos por boca del "zumo pontífice", de que "los españoles nos hemos rescatado a nosotros solos". Así que tremendo alivio para todos los ciudadanos saber que no tenemos deuda, ni intereses de la deuda, ni cientos de miles de estafados por las preferentes de Bankia. ¡Todo eso debe haber sido un mal sueño, una pesadilla colectiva de la que Rajoy nos ha despertado felizmente!. 

Lo más triste de todo es que las encuestas del CIS nos amenazan con que quizás nos queden muchos años más en manos de estos políticos que no pueden ver un Jaguar en un garaje, pero que ven por todas partes brotes verdes, tréboles de cuatro hojas y gaviotas… 

Estamos en el país de las maravillas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.