viernes, 18 de enero de 2013

MÍNIMOS Y MÁXIMOS. Cuando la corrupción se instala en el ADN de los ciudadanos…



Esta entrada tiene como objetivo, invitar a todos los ciudadanos a una reflexión: ¿Por qué hemos perdido la dignidad, que como ciudadanos nos habilita para discernir entre el bien y el mal, entre lo aceptable y lo inaceptable? ¿Cuándo dejamos que sentir vergüenza ante la corrupción? ¿Cómo fuimos perdiendo el sentido común al punto de aceptar que mientras personas enfermas, dependientes y discapacitados no tienen lo mínimo para sobrevivir, nuestros representantes políticos se niegan a viajar en clase turista, reciben 1800€ para alojamiento teniendo vivienda en Madrid, se les repone su iphone silo pierden, y mientras todo esto ocurre, se le niegan 400€ a una madre con un hijo discapacitado? ¿Cómo hemos podido llegar a esta situación?

Considero que en la celebración de la democracia cada 4 años, en ese especie de éxtasis de “todos a votar”, perdimos el sentido profundo de lo que eso significa. Votar a un político corrupto, a representantes desconsiderados y ajenos a la realidad, insensibles a tus problemas, que luego te quitarán la beca del colegio de tus hijos, que rebajarán la pensión de tus abuelos, y que te arrebatarán todos los derechos que diferencian a una democracia de otros sistemas que admiten todo tipo de tropelías, te hace cómplice y rebaja a mínimos tu dignidad. Cuando les votas, premias su desvergüenza, celebras tu futuro desempleo y tu despido improcedente, celebras que te quiten el servicio de urgencias que no tendrás… Cada 4 años puede que no estés celebrado la democracia, sino tu ruina como trabajador y tu desfalco como contribuyente.



No me sorprende tanto que Bárcenas tenga 22 millones en Suiza, ni que los hijos de Pujol prefieran llevar su dinero a Andorra o a Suiza, en billetes de 500€, en vez de depositar sus ganancias legítimas en “La Caixa”, siguiendo la coherencia de su sentimiento nacionalista, ni tampoco que a Fabra le toque cada mes la lotería, ni que Ignacio González, servidor público desde siempre y en plena crisis pueda comprarse un ático de 500m2 y 770.000€ en Marbella, para pasar tranquilamente sus vacaciones y tomar un respiro con esas increíbles vistas, y descansar, porque, pensándolo bien,  debe ser muy estresante tanto servir y servir a los ciudadanos de Madrid…

Llegados a este punto, tampoco me sorprende que Durán Lleida, ilustre habitante del Palace, cuyo partido, -Unió-, ha llegado a un acuerdo con la fiscalía y ha pagado el dinero que le robaron a los parados por pura generosidad, porque no tuvo nada que ver ni tiene ninguna responsabilidad en el caso Pallerols, haya sido durante años el político más valorado de España… Todas estas anomalías ya forman parte de mi paisaje político… 

Lo que me sorprende, es que millones de personas, sin coacción ni violencia, y teniendo pleno conocimiento de que nada de esto puede ser normal, y que ellos serán directamente afectados por este “estado de corrupción”, doblen una papeleta con sus nombres, y la metan pacífica y democráticamente, por la rajita de la urna.
¿Qué nuevo caso de corrupción nos despertará mañana? Eso dará igual. Ya nada nos escandaliza ni nos sorprende. Tenemos las tragaderas suficientemente anchas como para aguantar lo que sea… y ellos, la cara bien dura para hacer lo que sea y seguir donde siempre… y con la frente bien alta. “Sin complejos”…



1 comentario:

  1. Como es aquello? - El que calla consiente - ¿Como no van a tener la cara extra dura?

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.