sábado, 26 de noviembre de 2011

PSOE: ¿Autolisis política o autodestrucción programada?



Ante el descalabro socialista que tuvo lugar el 20N, he tenido bastante tiempo de reflexionar. En mi caso, la jornada de reflexión fue a penas un aperitivo. El resultado  de 187 escaños a favor del PP y 110 en posesión del PSOE, constata el malestar que se había notado en la población en general, no solo por la crisis, sino por la incapacidad casi patológica del PSOE para explicar cada medida que tuvo que tomar y que tuvo como víctima al ciudadano de a pie, que vio que el gobierno socialista ejecutaba las medidas que imponía la derecha alemana. Sin complejos el PSOE ha hecho lo que tenía que hacer y además lo explicó mal. De nada sirvió esa remodelación de gobierno hecha para “explicarlo todo mejor”. Casi fue todo lo contrario… y es que hay cosas que no se pueden explicar de ninguna manera, sino que sencillamente, se hacen porque alguien que puede te lo ordena. Y eso dijo Merkel y eso hizo ZP.

De todas formas, venía observando desde hacía tiempo en el PSOE una actitud de “autolisis”, que si fuera psiquiatra podría explicarles en detalle; como no lo soy lo diré de forma coloquial: “el PSOE se estaba auto-destruyendo con cada medida que tomaba”. Si como proceso biológico es raro que las células se autodestruyan, en el PSOE esta “autodestrucción política” llegó a ser una seña de identidad. Lo raro era que lo hacían exactamente por la misma razón que las células toman esta medida de autoexterminio: para evitar un mal mayor; en el caso del gobierno el mal mayor a evitar era la intervención y el posterior rescate.

Bajar el sueldo a los funcionarios y congelar las pensiones fueron quizás las dos medidas que más tocaron a los ciudadanos; en frente un PP “belenestebanizado”, utilizando el “discurso del pueblo”, simple, sin matices y populista, clamaba a voz en cuello por la injusticia de ambas medidas y repetía obstinadamente que ellos jamás hubieran hecho semejante cosa. La esquizofrenia política salió de la Carrera de San Jerónimo y ante este drama del absurdo el ciudadano creía ver en Rajoy a La Pasionaria y en ZP a Margaret  Thatcher. Que todo estallara era cuestión de tiempo… es decir, que llegara inevitablemente el 20N.

No sé si es más apropiado hablar de "autolisis" o de "autodestrucción programada", pero el PSOE se está matando poco a poco, como una célula irradiada que ve en la autodestrucción su mejor final. Como último paso en el proceso de muerte autogestionada, el PSOE acaba de indultar a un banquero, que debe ser un ser humano muy digno y merecedor de tan excelsa gracia; más digno que los miles de ciudadanos que tendrán que pagar sus cuitas con el desahucio, porque nadie les indultará por los errores de cálculo cometidos, ni por el empleo perdido. Este gesto final del indulto a este banquero es una nota muy sonora: una especie de “mascletá socialista” a modo de epílogo o Réquiem, y se me antoja inexplicable del todo… sólo puedo entenderla en términos de autodestrucción.

Lo que nos queda por ver puede ser muy interesante y se me ocurren dos finales: la explosión de una especie de “supernova socialista” o la “disolución definitiva de la célula socialista malograda” para evitar males mayores…. ¿Quién sabe?

5 comentarios:

  1. Esta vez jo creo q los q nos hemos castigado seamos nosotros.Jo esperaba una mayor participación hacia la izquierda,hacia i hara falta una oposición muy rigida,no me despedi de tí lo hago ahora y t sigo en tu blog.Suerte Aida.t leere. un abrazo 112graf

    ResponderEliminar
  2. Isabel Resa Cerrillo29 de noviembre de 2011, 18:46

    Espero por el bien de todos (bueno de los trajadores y sufridos ciudadanos de a pie) que el PSOE sepa recomponerse y ejercer una oposición enérgica y sensata. De lo contrario será una castástrofe, para esta generación y la venidera.
    No pretendo ser derrotista, ni contar mis batallitas, pero sí digo que recuerdo lo que se ha sufrido en este pais, para conseguir un bienestar social aceptable, y una libertad de ideas necesarias para vivir sin yugo ni sometimiento.
    Esta rancia y despótica derecha que la gente ha votado solo nos traerá de nuevo miseria y dolor
    Dicen que son nuevos tiempos y nuevas políticas, no lo sé pero si sé que no me gusta

    ResponderEliminar
  3. Es que esa es la tragedia de la izquierda.

    Hace una semana leí el famoso informe sobre la democracia de la fundación Alternativas, referido al año 2010. A la hora de comentar las reformas de Zapatero, el autor las defendía como algo inevitable; y calificaba a los partidos que se opusieron a ellas de oportunistas irresponsables y demagogos. Evidentemente, la actitud del PP fue demagógica y oportunista; pero no fue el único que se opuso. ¿Cómo habría que calificar entonces a IU: conforme a sus principios de izquierda, o mera demagogia?

    Según el autor, oponerse a esas reformas hubiera arrastrado a España a un desastre mayor; y puso como ejemplo a Portugal. "Sócrates propuso un programa moderado de recortes; pero la derecha, deseando desacreditar a los socialistas frente al electorado obrero, se opuso, y logró echar atrás el paquete. ¿El resultado? A los pocos meses, los ataques de los mercados pusieron a Portugal contra las cuerdas, y no tuvieron más remedio que aceptar un paquete impuesto por el FMI, con unas medidas muchísimo más dolorosas. ¿Era eso lo que quería el PP?"

    Entiendo que las medidas de Zapatero y de Sócrates fueran relativamente "moderadas", y que actuasen, por decirlo así, con una pistola contra el pecho. SIn embargo, ¿a qué conclusión nos lleva esto?

    El autor (que sospecho simpatizaba con la izquierda socialista, por la simpatía que mostraba por Zapatero) presenta la "flexibilización del mercado laboral", la "privatización de los servicios públicos", el desmantelamiento del Estado social, como algo inevitable en el futuro; como la única manera de crear empleo y riqueza, de frenar los ataques de los mercados. Mencionar otra alternativa, sería mera demagogia, que arrastraría a España a medidas aún peores. Describe con frialdad cómo el poder económico se ha comido el poder político, cómo la democracia es impotente frente a las grandes instituciones financieras internacionales; pero en ningún momento se rebela. ¡Un informe dirigido a evaluar la calidad de la democracia en España! El autor asume fríamente, sin ningún asomo de rebeldía o de crítica, que los que mandan son los mercados, y que los Estados deben de plegarse ante sus deseos de la misma manera que los hombres no tienen más remedio que someterse a las leyes de la naturaleza.

    ¿Para qué entonces los partidos de izquierda, si las únicas políticas posibles son las neoliberales? ¿Qué sentido tienen las elecciones, si no hay alternativas entre las que elegir, y los partidos que disienten actúan de manera irresponsable?

    ¡Es que Zapatero no tenía opciones! Pudo ser honrado. Pudo hablar abiertamente a la ciudadanía española, explicando lo que la UE exigía de él; y a continuación, dejar la decisión en manos de los españoles, convocando un referéndum o unas elecciones.

    ¡Los mercados se hubieran puesto nerviosos! ¡La UE exigía garantías de que las medidas se iban a aprobar! ¡Todos los ataques financieros se hubieran centrado en España y la hubieran puesto de rodillas, forzándola a un rescate, como pasó en Portugal! Puede; pero entonces, ¿qué sentido tiene la democracia?

    La respuesta, la vimos hace unos meses en Grecia.

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué sentido tiene evaluar, entre otras cosas, el alcance de los derechos ciudadanos, si asume como algo necesario, inevitable, que los derechos laborales y sociales tienen que sacrificarse para que la economía crezca? ¿Para qué un informe que evalúe nuestra democracia, si reconoce abiertamente que debe someterse a los mercados?

    En mi opinión, la izquierda comenzó ese proceso de autodestrucción en el momento en el que se olvidó de su internacionalismo. Por favor: desde principios del siglo XIX se sabía perfectamente que las condiciones de trabajo en un país dependían de las del vecino; que la única manera de garantizar una protección efectiva al obrero, era globalizar su lucha, globalizar sus conquistas, para evitar la puñetera competencia por abaratar costes más que el vecino. El movimiento obrero, desde el primer momento, fue internacionalista. ¿En qué momento se olvidaron de eso? ¿En qué momento los partidos de izquierda dejaron de buscar la coordinación internacional, y se limitaron a quejarse de que desde el gobierno de sus países no podían hacer nada, porque el capitalismo mundial los tenía maniatados?

    Por cierto: en ese mismo informe, se explicaba que Zapatero aceptó aquel paquete de recortes a cambio de que el Banco Central Europeo comprase bonos de la deuda española, frenando así los ataques especulativo. ¿Para qué aplicar tanto recorte, si la UE no cumple su parte; si el BCE compra bonos tarde y mal, cuando el daño ya está hecho; si sus dirigentes reconocieron sin ambages que no entra en su cometido evitar esos ataques sobre Italia y España? ¡Para cuando una #EuropeanRevolution que se rebele ya contra tanta estupidez!

    Lo siento, no puedo dejar de pensar que ese tipo de actitud (mejor implantar ahora unos recortes moderados para contentar a los mercados, antes que oponer algún tipo de resistencia, y al final terminar pagándolo muy caro) es idéntica a la técnica de apaciguamiento de los ingleses con la Alemania de Hitler. ¿De qué sirvió? Irlanda era el alumno favorito del FMI; obedeció sus recomendaciones sin chistar; ¿sirvió eso para apaciguar a los mercados? ¿cómo están ahora los irlandeses?

    La sensación que tengo, es la de que el rescate y los recortes salvajes se van a implantar de todas maneras, tanto en Portugal como en España. La única diferencia, es la de que Portugal tuvo que asumirlas de golpe, por haber puesto algo de resistencia al principio; España las asumirá un año más tarde.

    ResponderEliminar
  5. Shy, Isabel y 123 (112graf)... Muchísimas gracias por vuestros comentarios al post. Además de un gran incentivo y estímulo para mí, recojo vuestras ideas para seguir re-pensando en el futuro de la izquierda.Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.