viernes, 9 de septiembre de 2011

Los políticos españoles en Twitter: manual para “seguidores”.




Aunque los políticos han descubierto las bondades de twitter para extender sus soflamas electorales y han confesado públicamente que les interesan las "redes sociales", descubro que la realidad es muy diferente. Pocos políticos en España tienen un "perfil real" en twitter y los que tienen una "cuenta corporativa en twitter" la utilizan de una forma muy singular. Hay casos excepcionales, pero en líneas generales los políticos en twitter se comportan de una forma que bien merece un análisis antropológico.

Las características más sobresalientes de los perfiles de políticos españoles en twitter que he podido encontrar son las siguientes:

1.     Salvo honrosas excepciones, un político español en twitter no te va a contestar un twitt ni va a hacer un RT de nada que no sea de su único y especial interés o que obre en su favor. Si está en campaña electoral y suscribes incondicionalmente cualquiera de sus frases hechas o lugares comunes, quizás te haga un RT.

2.     Los políticos españoles en twitter “detestan las polémicas” y para evitarlas ignoran los twitts críticos o desfavorables a sus intereses.

3.     Un político en twitter “informa” sobre lo que va a hacer; por ejemplo, comunica el horario y medio de comunicación en el que va a participar y las entrevistas que le van a realizar en TV y otros. No le interesa “informarse” ni "comunicar" lo que harán los demás. Está demasiado ocupado haciendo propaganda de sí mismo.

4.   Nuestros polític@s no “están” en twitter, sino que “usan” twitter; lo usan para promocionarse y para promocionar a su partido. La realidad de un político es la realidad política, la de su partido, y solo a esa causa podría dedicar su valioso tiempo.

5.     Detrás de la mayoría de los perfiles de los políticos de primera línea en twitter no hay una persona sino un “equipo”. El equipo que se encarga de repetir las consignas del partido y promocionar el perfil público del polític@.

6.     Cuanto mayor es el cargo del polític@, más "desactualizado" está su perfil y desde su último twitt ha llovido, ha tronado y relampagueado;  incluso ha podido ocurrir una catástrofe de mayores proporciones. No está y no contesta.

7.     Ante cualquier polémica que afecte directamente a sus intereses electorales, el político usa la herramienta más socorrida cuando algo pone en apuros a un twittero: “twitter off". Se desconecta y espera en su escaño a que baje la marea.

8.     Siguiendo la misma línea que las estrellas de Hollywood o reconocidos cantantes de fama internacional, los polític@s en twitter no siguen a nadie; tienen sobre todo “seguidores”. Su nombre les permite conseguir decenas de miles de “seguidores” en poco tiempo y sin esfuerzo alguno; casi todos son de su misma cuerda política y no tienen que preocuparse por cumplir las reglas elementales de cortesía en twitter.  

Seguramente no he agotado todas las especificidades de los políticos en twitter, pero, ¿Por qué se comportan así?

Cabría perfectamente esperar que la llamada democracia 2.0 hubiera calado muy hondo en nuestra sociedad, pero no ha entrado con la fuerza que lo hizo en Estados Unidos, por ejemplo. Quizás por recomendación de sus asesores, los políticos de primera línea prefieren mantenerse dentro de la seguridad que el ofrece su perfil corporativo en twitter, y no encarar directamente a los usuarios de las redes sociales. Total, tampoco están seguros de que a través de las redes sociales puedan conseguir nuevos votantes, que es su principal preocupación.

Por otro lado, el poder de las redes sociales, democrático, difuso y con el excepcional  atributo de la ubicuidad, que solo a Dios pertenecía,  actúa como “contrapoder” y ofrece a la ciudadanía un espacio para poner en circulación sus propios mensajes y difundir información de forma efectiva y sin la mordaza que imponen los llamados “medios oficiales”.

Estas posibilidades nuevas que ofrecen las redes sociales pueden resultar muy molestas para quienes estaban acostumbrados a escucharse a sí mismos y a contar siempre con el altavoz de los medios de comunicación de masas, domesticados hace mucho por el poder. Pero resulta que cada vez hay “menos masa” y  “más ciudadanía”.

Podría esperarse que dentro de las obligaciones de un político estuviera atender las preguntas y preocupaciones que los ciudadanos lanzan en las redes sociales, y de la misma forma que inundan el TL de “otros” con sus soflamas, dedicaran un tiempo para responder  y debatir con esos “otros”, pero les resulta demasiado incómoda esa experiencia de proximidad.

Los políticos prefieren defender la llamada “cosa pública” parapetados detrás del escaño que les confiere la inmunidad que twitter no puede proporcionarles. Los políticos prometen proximidad y cercanía, pero en realidad esta proximidad les aterra; prefieren preparar cuidadosamente sus “encuentros” con los ciudadanos en lugares seguros y escoltados por sus incondicionales.

Los ciudadanos de Egipto, Túnez, Libia y Siria y Marruecos, educados en sociedades no-democráticas nos están dando lecciones muy importantes que ya estamos aprendiendo los ciudadanos europeos. La primavera árabe está dinamitando el “Orientalismo” que denunció  Edward W Said, ese “dispositivo” que ha permitido durante siglos el control y el sometimiento de las sociedades árabes a las potencias coloniales, y -en esa “ruptura”-, las redes sociales han jugado un papel determinante.

Teniendo en cuenta las consecuencias de la llamada “primavera árabe” en el norte de África y la capacidad de comunicación y movilización ciudadana que es posible articular a través de las redes sociales y muy especialmente a través de TWITTER, creo que los políticos de aquí prefieren mantenerse en su “otoño occidental”  y dejar esas “primaveras” para otros.

A fin de cuentas, nuestr@s polític@s ya tienen la "democracia a su medida" y tienen su trasero bien posado en un escaño, disfrutando de todos los privilegios que les concede su condición de "señoría", al menos durante 4 años. 

Observo que últimamente las redes sociales se les atragantan, porque no pueden manipularlas como a los periódicos y telediarios, que ya llevan el sello del partido en el gobierno. No me extrañaría nada que twitter fuera declarado en el futuro una especie de guardería de antisistemas, terroristas y que las autoridades decidieran "suspender twitter temporalmente por cuestiones de seguridad nacional". La  actividad de las redes sociales les parece subversiva y muy perjudicial para sus intereses.

Luego no me digan que no les avisé...

2 comentarios:

  1. Realmente lo del twitter y los políticos es de alucine, yo les llamo “señores importantes” en los que englobo a los periodistas renombrados y con complejo de “señor importánte”.
    Como todos, me figuro, empecé a seguir a “señores importantes”… pero más tarde me puse a dieta de ellos… mira mi dieta en mi artículo: http://tribunaavalon.blogspot.com/2011/08/dieta-para-mejorar-la-salud-social.html
    Necesitamos una dieta de “señores importantes”
    Un saludo de Ávalon

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Aida, los políticos en Twiter aplican el refran español: "En boca cerrada no entran moscas". Aunque en el que mas piensan es aquel que dice "a buen entendedor pocas palabras bastan", está claro que les importamos una "mierda" y con su silencio lo dan a entender.

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.