martes, 16 de agosto de 2011

CHÁVEZ: PETRÓLEO, QUIMIOTERÁPIA Y SEGURIDAD


El presidente Chávez se recupera poco a poco del cáncer que padece. Considerando la invitación de la presidenta de Brasil Dilma Rousseff y manejando también otras alternativas, Chávez prefirió confiar desde el principio en el sistema de salud de Cuba para curar su enfermedad. Esta confianza que el presidente de Venezuela ha mostrado en los médicos cubanos es un ejemplo más de los profundos lazos que le unen al pueblo cubano en general y a los hermanos Castro en particular. 


Recientemente ha regresado a Cuba para continuar su batalla contra el cáncer, en la que -además de a los médicos cubanos, - se ha encomendado a Dios.

Sin embargo, esta confianza demostrada por Chávez en la medicina cubana para curar el cáncer que padece contrasta con los datos y estadísticas de la Organización Panamericana de Salud, que no dejan a Cuba en buen lugar. Según esta organización, desde 1970 el cáncer es la segunda causa de muerte en la isla para toda las edades, teniendo Cuba una de las mayores tasas de mortalidad por cáncer de América Latina. En comparación con Venezuela,  Cuba tiene una tasa de mortalidad por cáncer mayor, cifrada en 2,5 puntos de diferencia.


¿Conoce el presidente Chávez estos datos? 


Probablemente sí. No obstante, el presidente Chávez sabe que nadie en el mundo hará un esfuerzo mayor por salvar su vida que los hermanos Castro y que a pesar de las enormes precariedades que sufre el sistema de salud en Cuba, el estado pondrá todos los medios que sean necesarios para conseguir su curación -si es humana y científicamente posible.  Por otro lado, su seguridad personal en Cuba está garantizada como en ningún otro lugar del planeta. Ambas cuestiones quizás sean más relevantes para Chávez que las estadísticas de óbitos por cáncer de la Organización Panamericana de Salud.


Hoy por hoy Cuba sobrevive con el balón de oxígeno que Chávez le extiende en forma de 120.000 barriles de petróleo diarios; sin esta ayuda la economía cubana hubiera expirado debido al cáncer terminal que padece, por insistir en implantar –contra toda lógica-, un sistema "económicamente inviable", aunque pudiera ser considerado "ideológicamente aceptable". Devolverle al presidente Chávez algo de lo mucho que ha aportado a la endeble economía de la isla es más que un deber, y si el pueblo cubano tiene una virtud sobresaliente es, precisamente, el agradecimiento. "Es de bien nacido ser agradecido".


Personalmente le deseo al presidente Chávez mucha suerte en esta nueva fase de su tratamiento contra el cáncer y demás está decirle que... en Cuba se sentirá "como en casa".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.