lunes, 22 de agosto de 2011

BENEDICTO XVI YA ESTÁ EN ROMA... ¿Y AHORA QUÉ?

Ahora que Benedicto XVI he terminado su visita a España y regresa a su humilde morada terrenal, nosotros, los ciudadanos laicos, católicos, protestantes, practicantes de otras religiones, ateos o agnósticos, nos re-conectamos con nuestras realidades cotidianas. 

La prensa vuelve a buscar otra "serpiente de verano" y dentro de muy poco todo lo referido a la visita del Papa, (los gastos ocasionados, las manifestaciones en contra de la financiación de su visita, el JMJ, los confesionarios al aire libre), será canibalizado por otra noticia que tomará el relevo.

Lamentablemente, vivimos en tiempos de "modernidad líquida" (Zygmunt Bauman) donde todo fluye, y todo es efímero e inestable. Consumimos los hechos sociales y las noticias de la misma forma que hacemos desaparecer un helado o un trozo de pizza.


La hambruna terrible que sufre Somalia, la crisis económica que sigue causando estragos en Grecia, Portugal y España, los millones de desempleados y sus historias particulares han cedido el protagonismo a nuevas noticias que pronto serán titulares caducados. De repende, Libia, Gadafi y los bombardeos de la OTAN vuelven a las portadas y re-orientamos nuestro foco informativo hacia oriente proximo.


Después de tanta indiganación por la visita del Papa, PSOE, PP  y todos los partidos continuarán refrendando el Concordato con al Santa Sede y financiando a la iglesia católica con millones de euros; las clases de religión,  la preparación de los niños para la comunión en horario escolar y en escuelas públicas seguirá corriendo a nuestro cargo y el estado seguirá permitiendo que sea la iglesia quien decida la "idoneidad" de los profesores de enseñanza de religión católica para ejercer su magisterio, mientras las nóminas de esos profesores de religión las pagará el estado con el dinero de todos. 

Nos resulta mucho más económica una visita del Papa cada 3 meses que lo que nos cuesta cada año el Concordato con la santa Sede.


Ni el PP ni el PSOE tienen en sus agendas acabar con esta práctica discriminatoria con respecto a las demás religiones del estado y que no tiene ningún tipo de encaje en un estado aconfesional y democrático. El Concordato tendrá todavía una larga vida.


Mientras el 15 M viaja hacia Bruselas, ocupa las plazas y las manifestaciones de laicos protestan contra la financiación publica de la visita del Papa, Aguirre subió el billete individual de los transportes públicos un 50% y el PP y el PSOE se siguen preparando para ganar las pórximas elecciones y mantener durante los proximos 4 años su cuota de poder, ya sea en el gobierno o en la oposición.


Triste y lamentablemente, las cortinas de humo han dado un buen respiro a los candidatos electorales que pronto se lanzarán con promesas nuevas a buscar cada voto posible.


Veremos que menú informativo tenemos para esta semana que comienza. Constato mucha indignación ciudadana, pero todo sigue igual y podría ser todavía peor después del 20N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.