domingo, 24 de julio de 2011

SOMALIA: ¿LA PEOR CRISIS HUMANITARIA DE LA HISTORIA?

Categorizar la "hambruna" que vive actualmente el "cuerno de África" como "la peor del mundo" o "la más terrible de la historia reciente", ¿es un recurso para movilizar nuestras conciencias?

Pensar que miles de seres humanos, hombres, mujeres y niños,  ya han muerto de hambre y tener ya publicadas las estadísticas de los que contamos que van a morir, es un hecho muy  revelador que muestra la decadencia moral de nuestra especie.

Mientras permitimos que estas muertes ocurran en el Cuerno de África por falta de alimentos,  la OMS nos ofrece estas cifras referidas a otros seres -igualmente humanos-,  pero que tienen más suerte: pueden comer, incluso comer en exceso(http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/index.html):
  • En 2008, 1500 millones de adultos (de 20 y más años) tenían sobrepeso. Dentro de este grupo, más de 200 millones de hombres y cerca de 300 millones de mujeres eran obesos.
  • El 65% de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal.
  • En 2010, alrededor de 43 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso.
 Ante este nuevo desastre me pregunto qué organismos internacionales tienen bajo su competencia establecer una estrategia seria, coordinada y no coyuntural, para tratar el problema del hambre en el mundo. Por supuesto que la FAO no es la responsable de la catástrofe humanitaria que vive hoy el llamado "Cuerno de África", pero ¿Cuáles son sus competencias? ¿Qué medidas efectivas  puede tomar la FAO para evitar estas hambrunas? ¿Solo pueden reunirse para realizar el acta de confirmación del desastre humanitario?

Exigir que los alimentos no puedan ser objeto de especulación en la bolsa de Chicago ni en ningún mercado, examinar las consecuencias tendrá  utilizar alimentos como la soja o el maíz para hacer biocarburantes,  controlar el precio de los alientos básicos que necesitan los millones de pobres que tenemos en nuestro mundo, sería más efectivo y más razonable. No sirve de nada conceder titulares tan alarmantes a una catástrofe humanitaria casi cotidiana, que siempre es la peor porque todas fueron igualmente vergonzantes.

Esta nueva hambruna llamada "crisis humanitaria", -es decir-, el hecho de que tengamos que admitir que en el siglo XXI miles o millones de personas tengan que morir de hambre, es también una crisis moral y ética que estamos padeciendo todos, y ante la cual deberíamos hacer algo más que escandalizarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.