lunes, 27 de junio de 2011

BONOBÚS, PARAÍSOS FISCALES Y PARAÍSOS POLÍTICOS

No seremos nosotros, los ciudadanos que cogemos el metro y sabemos que existe el Bonobús, quienes vamos a desvelarle a los políticos y a los banqueros que existen paraísos fiscales, ni quiénes son los particulares y empresas que tienen su dinero a buen recaudo en esas islas paradisíacas, en bancos anónimos. LO SABEN PERFECTAMENTE. A ninguno de nosotros, -los ciudadanos del bonobús-, se nos ha ocurrido poner nuestro dinero en ninguno de estos paraísos, ¿Por qué? Quizás porque hasta allí no llega el metro ni el autobús, ni el tren de cercanías, "ergo", no nos sirve el bonobús. Quizás no nos compensa el coste del desplazamiento. A lo mejor no llevamos nuestro dinero al paraíso, porque nos han dicho que debemos contribuir, que hacienda nos necesita. ¡Cualquiera sabe por qué lo depositamos en Caja Madrid!
Lo que le molesta a los políticos y a los banqueros es que nos hayamos enterado todos que ellos no solo saben dónde están, y quién guarda allí su fortuna, sino que también lo encubren, y lo consienten y que no piensan mover un dedo para destruir esos paraísos. Son ecologistas financieros, ingenieros de la iniquidad económica que han dejado en la abyecta pobrezas millones de personas sin trabajo, y sin sus casas, y que no piensan ni devolver un céntimo, ni permitir que nadie les toque su paraíso. Esos paraísos fiscales, por lo visto , tendrán muy larga vida de la mano de los paraísos políticos en los que vivimos. Si no nos hubiéramos enterado todos de la existencia de estos paraísos, seguirían como antes: considerándonos imbéciles.
El dinero no se crea ni se destruye: se guarda en paraísos, se acumula y se reparte entre los mismos, los de siempre con alguno más, y no nos van a permitir a nosotros, los ciudadanos del bonobús, que les vayamos a decir que lo saquen de allí , que devuelvan lo robado, y que lo depositen en el BBVA, en el Santander, o en alguna de las Cajas donde tenemos depositadas nuestras miserables nóminas. ¡Por Dios!.

Aída Bueno
Antropóloga, indignada



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.