domingo, 26 de junio de 2011

15M ILUSIÓN-ACCIÓN

Sería ideal que el movimiento 15M consiguiera tener el peso suficiente para obtener la justa concesión a algunas de sus demandas sin tener que transformarse en partido político. No cabe duda de que la ciudadanía entera estaría de acuerdo con algunas de sus propuestas más "lógicas", y casi de cajón, lo cual nos indica el grado de acomodación extrema al que han llegado nuestros políticos, peor lamentablemente, es muy difícil cambiar el sistema desde fuera. El feminismo demostró que hasta que las mujeres no ocuparon las esferas políticas e hicieron política, los cambios fueron tibios. Lo mismo podría afirmarse sobre los diferentes movimientos en defensa de los derechos civiles.
Considerando que siempre es mejor "autorrepresentarse", entiendo que el movimiento 15M al afirmar que "jamás se transformará en partido político", se cierra un puerta muy importante; considero que debería al menos guardar esa llave por si tuviera que abrir esa puerta. Constituirse en un partido político con ética, y con gente diferente, decente, con capacidad de hacer una política valiente y volcada hacia los ciudadanos es posible. Entonces sí que temblarían el PP y el PSOE, que deben estar muy felices y muy tranquilos al escuchar esa afirmación: "el 15M jamás se transformará en partido político". Un dato: mirad lo que pueden conseguir el PNV, y CiU, sencillamente con abstenerse. Transformarse en partido político, utilizando la organización de tipo horizontal para crear las bases del partido, crear unas listas abiertas, y llevar las ideas y cambios legislativos propuestos por la ciudadanía, y que ésta tuviera la opción de "votar" sus propias propuestas, transformaría la ilusión en acción, y proporcionaría a la mal llamada "clase política" la bofetada sin mano que necesita para reaccionar. Las clases opulentas no se suicidan, ni se arrepienten de nada, solo lamentan de las parcelas de poder que pierden e intentan recuperarlas. Cambian lo mínimo para seguir en estatus quo. De lo contrario, me temo que todo pueda quedar en el recuerdo de unos "muchachos buenos", inteligentes y con buenas intenciones, -como se refería al 15M José Bono ayer en Tele5-, que supieron indignarse cubiertos de razón, pero que como no representan a nadie, se quedaron fuera de las instituciones, desde las cuales sí es posible transformar el país. España neceista una renovación ética. No perdáis esta gran oportunidad. podéis hacer algo diferente, un partido diferente y con gente difernete. Os sobra talento. No dejéis de transformar la ilusión en acción.

Aída Bueno
Antropóloga e indignada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.