domingo, 27 de octubre de 2013

¿Lo que merecemos? Políticos corruptos, insensibles y ciudadanos en la inopia...


En una de las largas temporadas que he pasado en Brasil escuché a algunos amigos míos decir -cuando hablábamos de políticos- que “cada pueblo tiene los dirigentes políticos que merece”.

Al principio esta locución me resultó bastante dura, incluso injusta, ya que viendo lo que hay –según qué país se mire-, parecería que cada horneada de dirigentes políticos es una especie posmoderna de "las 7 plagas de Egipto", que llega para socavar todavía más la moral de la población hasta hacerla claudicar.

Si diéramos por bueno el contenido de esta sentencia y la aplicáramos a nuestro caso, algún pecado muy grave hemos cometido para tener a un Ministro como Montoro, que se ríe cada vez que anuncia recortes y nos dice en plena cara “que los sueldos en España están subiendo”, mientras la gente ve cómo año a año le bajan el sueldo hasta la indignidad. Algo muy, pero muy mal debemos estar haciendo si nos merecemos a un presidente que pasa olímpicamente de dar explicaciones sobre sobres llenos de billetes de 500 euros que iban de un despacho a otro de Génova 13 y de ahí a cuentas en Suiza. Algo debemos de estar haciendo fatal, cuando millones de euros destinados a atenuar la sangría de ERES de empresas andaluzas acabaron en prostíbulos, cocaína y cuentas bancarias de dirigentes políticos, sindicalistas y familiares de estas y otras malas hierbas, mientras los políticos ‘bienpagaos’, cuya responsabilidad era vigilar el destino de esas sumas millonarias, estaban demasiado ocupados como para saber hacia dónde iban esos fondos.

Supongo que los ciudadanos noruegos o finlandeses no sufren estas ‘plagas’ de políticos ociosos, corruptos e insensibles, porque deben merecer algo mejor, o deben pensar de otra manera...

Supongo igualmente que cuando los ciudadanos admiten la corrupción como algo natural y financian con sus impuestos y votos gustosamente a políticos que se ríen en sus caras de sus miserias mientras ellos viven vidas de lujo, algo anda muy mal en la conciencia colectiva... Resulta complicado suponer que tales políticos, acostumbrados a no rendir cuentas,  dejen de robar, mentir, ningunear a los ciudadanos y que bajo el efecto de alguna sustancia extraña pasen a actuar de forma honrada y responsable, sin más...

La virtud de la democracia consiste en que todo esto sucede bajo la expresa autorización de los ciudadanos, sin coacción ni violencia, quienes renuevan cada 4 años su lista de corruptos predilectos, de izquierda o derecha, en una especie de festín caníbal donde las reservas de dignidad, respeto y cualquier beneficio social que permitió crear algo de grasa y músculo son devorados hasta dejar al ciudadano en los huesos...


Corrupción política + conformismo irracional de los votantes = lo que nos merecemos.

3 comentarios:

  1. Querida Aida, tu post se une y es uno mas de los que se han dado cuenta, mas bien tarde que pronto, no se si es tu caso. Personalmente la desconfianza en los políticos me surgió desde cuando un presidente mas charlatán que el honorable Cantinflas utilizaba aquello de la ambigüedad calculada, p.ej. OTAN, de entrada NO, para pedir el SI. Los que vinieron a continuacion fueron una mejorada perversion del método. No, no nos merecemos a todos estos Pinochones y no creo que hayas tenido que enterarte en Brasil, pero eso es indiferente. Si no queremos seguir retrasando las decisiones y ser ejemplo para futuras generaciones, debemos tumbar el sistema político que se ha apoderado de nuestros votos y ya, cuanto haces, crear un nuevo estado. Es posible, solo tenemos que desearlo con fuerza. Abrazos abrazados en la causa y no mas llantos.

    ResponderEliminar
  2. Una vez más, las políticas del miedo, han hecho efecto en la ciudadanía.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Tienes un blog maravilloso, enhorabuena.

    Te paso el mío, una webserie en Internet con la que estamos empezando y publicamos nuevo capítulo cada jueves.

    Es: www.hermanassomosnosotras.com

    Espero que te guste y, si es así, difunde entre tus amigos y conocidos... ¡Mil gracias!

    Manu S.

    ResponderEliminar

Me encantaría que dejaras algún comentario sobre las entradas de este blog.