sábado, 22 de junio de 2013

Cuando Blesa salió, la mujer estafada por las preferentes todavía estaba allí.




Impecablemente vestido, bastante moderno para su edad, con la melena ceniza perfectamente colocada y un bolso de luxe en mano que le separa a años luz del salario mínimo interprofesional… Así salió Miguel Blesa de Soto del Real: Feliz, arrogante y altivo.

A su salida de la cárcel fue recibido como una estrella de cine por una multitud de periodistas a los que pidió amablemente “disculpas” por haberles hecho esperar durante días su salida… Todo fue tan precipitado que Blesa no tuvo tiempo de encargar unas botellas de Vega Sicilia y unos pinchos de diseño para compensar a los reporteros por tan larga espera.

Acto seguido y aprovechando el éxtasis de la salida triunfal arremetió contra el juez Elpidio Silva que el colocó en prisión para denigrar a los jueces que se atreven con los poderosos, un “aviso para jueces incautos” entre líneas. Blesa quiere "un juez imparcial", porque con al ficalía totalmente parcializada ya le vale y tampoco hay que pasarse. Dejó en el aire una velada amenaza sobre una futura querella contra el juez Silva, con la correspondiente indemnización, porque los ricos también tienen muchos gastos y no pueden dejar de ingresar cualquier cantidad que puedan acaparar.

Esta rueda de prensa al más puro estilo berlanguiano se completó con una declaración contundente por parte del ex recluso a una pregunta boba:
“No me arrepiento de nada”.

La nota discordante la puso una mujer indignada que irrumpió en la rueda de prensa ofrecida por Blesa, gritándole “ladrón” y “cobarde”, exigiéndole que le devuelva el dinero ahorrado con sudor, los únicos ahorros de toda la vida que le robaron a través del fracking de la cartilla de ahorros, la llamada “estafa de las preferentes”…gritos de rabia y dolor que le dejan los pelos de punta a cualquiera menos a él, que se subió al coche impertérrito…


Esta mujer que rompió el “protocolo Blesa” y que le esperó por segunda vez en Soto del Real ha sido estafada como otros cientos de miles de jubilados, atracados en las sucursales de Caja Madrid que dirigía este “banquero por enchufe”, amigo de Aznar.

¿Quién es esta mujer? ¿Cómo se llama? ¿Por qué ninguno de los periodistas le prestó el micrófono y le pidió contar su historia? ¿Acaso no tenía interés informativo?

 ¿Qué tipo de periodismo del absurdo es este que espera a un impresentable como una estrella de cine?
¿Estamos locos?

Faltó la alfombra roja y un decorado para la ocasión…

¡Qué disparate!

2 comentarios:

  1. Querida Aída. Lo dejas tan claro, que no hace falta explicar más.
    Esto es un vodevil, pero los ladrones se escapan de esta España que parece indiferente al daño de estos ladrones que van dando lecciones de soberbia por doquier. "Quiero un juez imparcial". Blesa eres un ladrón y un fantoche, además de memo y un sinvergüenza. Pero claro tenemos una Pesticia, en vez de Justicia. País ...

    ResponderEliminar
  2. No hay que hacer matices. Perfectamente explicado. Lo de este señor es simplemente una vergüenza. Lo que no ocurra en este país... Un saludo, @adriantsn

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.