viernes, 6 de julio de 2012

PREGUNTAS PARA NO DORMIR... ¿Tienes alguna respuesta?



Como todo el mundo sabe, un reo no puede ser condenado por una ley que se aprueba en fecha posterior a la comisión del delito o a la fecha de la condena. Si estoy en un error, les agradezco que me corrijan.

Aunque este principio jurídico en ocasiones ha resultado beneficioso para  muchos delincuentes, e incluso terroristas, hay que aceptarlo como parte del "juego democrático". El caso más reciente ha sido el de la etarra  Inés del Río, condenada por más de una decena de asesinatos a 3000 años de cárcel y que al aplicarse a su condena la "doctrina Parot" resultó ampliada su estancia en prisión. El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo no sólo ordena ponerla en libertad, sino además, indemnizarla con 30.000€.

Consecuentemente, no es posible aplicar leyes con carácter retroactivo, porque va en contra de los Derechos Humanos y de las garantías constitucionales. Hasta aquí lo entiendo todo, aunque me duela que esta asesina salga beneficiada por ello y no cumpla uno detrás de otro los 3000 años a los que fue condenada.

Y ahora viene mis preguntas:

Si todo lo anterior es correcto, ¿Cómo es posible que sí puedan ser derogados, con arreglo a una ley posterior, o ni siquiera ley, sencillamente un “decretazo” o una "reforma laboral" del gobierno de turno los derechos adquiridos por un trabajador o pensionista que pagó, trabajó, o cumplió ya las normas que fueron pactadas en su día para consolidar ese derecho?

¿No sería el caso de este trabajador hipotético un caso similar al anterior, con respecto al código penal?



A un trabajador o trabajadora que firmó en su día un contrato con determinadas cláusulas de rescisión,  determinadas garantías y que ha cumplido su parte,  ¿Pueden ahora, de la noche a la mañana  y por obra y gracia de una reforma laboral exprés, decirle que se olvide de todo eso? ¿Eso sería legal y constitucional?

Y si la respuesta fuera que sí... ¿De qué sirve a partir de ahora firmar un contrato? o mejor dicho, ¿Para qué seguir haciendo contratos que nadie está obligado a respetar?

Por favor, que alguien me lo explique, porque yo no tengo la respuesta.

Te agradezco que me dejes tu comentario, o una respuesta, si la tienes.

1 comentario:

  1. Había una revista de humor en el tardofranquismo que se llamaba Hermano Lobo, 1972-1976. Fue secuestrada numerosas veces en aplicación de la llamada Ley Fraga. Muchas la leíamos como si fuera una recista política, porque entre sus páginas siempre encontrabas entre líneas una crítica al Régimen. Me acuerdo de una epoca en que subían mucho los precios y una de la vniñetas era un Director General en un gallinero y explicándole a los periodistas porque subían los precios. La gallina ponía un huevo, el Director General lo abría y salía un papelito que decía, SUBIDA DE PRECIOS; pues eso. De todas formas también podrías enviarle a mail a Toxo¬Méndez que te lo podrán explicar mejor.

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.