viernes, 9 de marzo de 2012

#REFORMALABORAL: LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL TRABAJADOR/A



  1. Amarás a tu empresa sobre todas las cosas. Será a partir de ahora tu hogar y tu vida.
  2. No tomarás el nombre de tu jefe o jefa en vano. Lo venerarás y si te refieres a él o ella, mejor usa un seudónimo, porque te puede costar muy caro pronunciar su nombre, sobre todo si lo haces para criticar alguna injusticia laboral.
  3. No disfrutarás las fiestas: renunciarás a los puentes y festivos y se los dedicarás a tu empresa. Si quieres un puente y vives en Madrid, por ejemplo, coge tu día libre y vete a la calle Segovia. Ahí hay uno bastante alto.
  4. Honrarás al encargado o encargada de tu empresa. Será una figura clave de ahora en adelante y podrá transmitir al jefe información clave sobre ti.
  5. No matarás… aunque te entren ganas de hacerlo cuando sufras un despido improcedente e indecente, o cuando te despidan y no respeten los derechos que habías adquirido. Recurrirás a la justicia pagando de tu bolsillo el coste y asumirás las nuevas tasas para recurrir que pondrá el Ministro de justicia, porque cree que abusas de la justicia.
  6. No cometerás actos vandálicos en la empresa…, aunque te entren ganas cuando tu jefe o jefa te baje el salario, te mande al quinto pino o a Laponia a trabajar. Tampoco cuando te cambie el horario a conveniencia de la empresa y no puedas conciliar tu vida familiar y laboral.
  7. No robarás. Para robar ya tenemos suficientes políticos corruptos, banqueros, directores de cajas de ahorros y también  muchos empresarios. Los ciudadanos debemos dar ejemplo, porque si todo el mundo roba, ¿A dónde vamos a llegar?
  8. No levantarás falso testimonio ni mentirás. Para calumniar y mentir ya estás los medios de manipulación (des)informativos y la prensa. Por ese lado, estamos bien servidos.
  9. No tendrás pensamientos ni deseos impuros… ni puros tampoco. Es más, no desees nada material aunque no sea impuro, porque con lo que vas a cobrar no te lo podrás permitir. Desea lo menos posible y piensa lo menos posible también.
  10. No codiciarás los bienes ajenos. Si tu jefe o jefa tiene un buen chalet, un cochazo de lujo, trajes de marca, bolsos de Louis Vuitton, mientras tú ganas el salario mínimo, confórmate. Así es la vida. Si quienes te representan tienen una vida de lujo, cochazos de lujo, varias viviendas de  lujo, incluso si se han comprado todo ello saqueando las arcas públicas donde estaba tu dinero como contribuyente, da igual, sencillamente, no lo codiciarás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.