viernes, 10 de febrero de 2012

ESPAÑOLES, EL CASO GÜRTEL HA MUERTO. Una estrategia perfecta para eliminar al juez Garzón.



Paradójicamente, lo que terroristas y mafiosos no consiguieron lo consiguió ayer el Tribunal Superior de Justicia: eliminar a Garzón de la carrera judicial. Es cierto que no es una eliminación física, pero sí es una eliminación moral, y si cabe, la más oprobiosa para un juez. El mensaje es muy claro: cuidado con investigar a los empresarios y políticos corruptos, porque puedes acabar en la cárcel.

Bastaba apenas mirar en cada escena del juicio las caras displicentes del tribunal que ya se vaticinaba el veredicto; a Garzón le permitieron defenderse, pero ya lo habían condenado, entonces el juicio fue una “farsa”, una “pieza jurídica” para escenificar ante el escenario nacional e internacional que –al menos-, te permiten defenderte. Eso de pensar que los jueces son imparciales totalmente y que no tienen pasiones, filias y fobias es una falacia, si bien es cierto que un buen juez debe neutralizarlas lo máximo posible. Pero este tribunal detestaba al acusado y los ojos son el espejo del alma. Busquen alguna foto o vídeo del juicio y miren a los ojos de los componentes de tan encumbrado tribunal: espejarán muchas dudas. Garzón era un juez muy odiado dentro de su gremio, tanto como amado  -muy especialmente- fuera de España.

El juicio contra Garzón también ha permitido ver que la democracia no restañó las heridas entre “Las dos Españas”, que siguen muy abiertas. Otra dolorosa evidencia…

Y le han cobrado de golpe el precio de haber sido un “juez estrella”, haber innovado dentro de una carrera donde la mayoría de los jueces son conservadores y prefieren que todo siga igual. Cabe mencionar que Garzón consigue esta fama por haber tenido la inteligencia, lucidez y habilidad de ordenar la detención de Pinochet, por haber perseguido crímenes de estado y también por haber colocado en la cárcel a centenares de etarras: esta hoja de servicio era “imperdonable” para la curia judicial.

Pero Garzón fue más allá: se atrevió a  instruir un caso de corrupción que implicaba a políticos de derecha y esto ya colmó la paciencia de los jueces conservadores. El rencor y el desprecio al juez Garzón supuran entre las líneas de la sentencia vergonzosa. En mi opinión, la sentencia es -además-, escarnecedora.


El júbilo con el que Esperanza Aguirre celebraba ayer la sentencia es un botón de muestra de quienes celebran esta sentencia vergonzosa. Con sorna, desparpajo y entre risas, la señora Aguirre celebró la expulsión de Garzón de la carrera judicial, el juez que quizás, sin saberlo, sin conocerlo, le salvó la vida a muchos de sus compañeros de partido y a tantos políticos deteniendo y encarcelando a centenares de terroristas que estaban dispuestos a poner una bomba lapa debajo de cualquier coche oficial. Pero así es la vida…   




Implicados en la trama Gürtel
El abogado de los corruptos vaticina ya que el caso Gürtel ha muerto y Correa y compañía, después de celebrar con champán el éxito de su estrategia, se preparan para salir libres, con la cabeza bien alta por haber eliminado de un plumazo a quien se atrevió a investigar sus fechorías y seguir disfrutando de todo el dinero robado a los contribuyentes y que se apercibieron de guardar en los paraísos fiscales donde Garzón los estaba buscando. Todos los implicados respiran tranquilos y complacidos... 



Y es que España es así… mejor un juez condenado que un corrupto juzgado.


En este enlace pueden escuchar las jubilosas declaraciones de Aguirre,  la Sarah Palin española: http://www.elpais.com/audios/espana/Esperanza/Aguirre/condena/Garzon/triunfo/Estado/Derecho/elpaudnac/20120209csrcsrnac_14/Aes/


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.