miércoles, 12 de octubre de 2011

Lucy y Esperanza contra la #mareaverde en "El bosque de los madroños". Versión punk del cuento "Caperucita Roja".



Erase una vez una  insigne habitante del “bosque de los madroños” llamada  Esperanza, a quien los habitantes del bosque conocían como “Caperucita Aguirre” que en previsión de que no tendría dinero para urbanizar el bosque y darle caprichos a su abuelita, que no se saciaba de comer pasteles, decidió recortar  profesores de la escuela pública. 

Hasta entonces, los niños del bosque que iban a la escuela pública estaban muy contentos, pero la abuelita de Caperucita Aguirre tenía cada día más hambre y menos pasteles. La abuelita, acostumbrada en los años anteriores a tener todos los caprichos, había comido mucho, muchísimo y además de sobrealimentarla, Caperucita Aguirre le había puesto un séquito de asesores, coches de lujo y le había construido un palacio en el bosque. Realmente, del bosque ya quedaba poco porque el asfalto había ido comiéndose a los madroños, encinas y alcornoques. Pero la fiesta se había terminado y ya no había dinero ni para pastelitos.


“Caperucita Aguirre” llamó a su amiga Lucy, -conocida en el bosque de los madroños como “Caperucita Figar”, para que le ayudara y le contó la idea que había tenido y Lucy se frotó las manos entusiasmada. 
Se pusieron las dos manos a la obra mientras tarareaban: “un profe menos por aquí, un laboratorio menos por allá, menos excursiones para los niños, que trabajen más los profes perezosos…”



Además de despedir a muchísimos profesores, desactivaron los laboratorios de ciencias naturales porque ya no eran necesarios; bastaba con que los niños aprendieran a leer y a escribir. Redujeron las excursiones y actividades extraescolares, porque pensaron que cada padre debía llevar a sus hijos de excursión por su propia cuenta. 

Muy contentas por el trabajo realizado Caperucita Aguirre y Caperucita Figar se fueron cantando por el bosque. ¿Quién tiene miedo a los profes, a los profes, a los profes?...

Los profesores y alumnos decidieron protestar porque no era justo que para comprarle pasteles a la abuelita hubieran decidido desmantelar las escuelitas. Profesores, alumnos, padres, abuelos y mucha de la buena gente del bosque salieron a protestar indignados porque en realidad estaban acabando con las escuelas. Para no perderse entre los árboles, todos se compraron camisetas verdes que decían: “La escuela pública, de todos y para todos”.

Mientras Lucy y Esperanza, caminaban por el bosque cantando: ¿Quién tiene miedo a los profes, a los profes, a los profes?...  vieron a lo lejos una #mareaverde compuesta por decenas de miles de niños, jóvenes y adultos que gritaban consignas defendiendo la escuela pública y contra los recortes que habían desvalijado a las escuelas.

Caperucita Aguirre y Caperucita Figar comenzaron a gritar: 

¡DEFRAUDADORES, DEFRAUDADORES, NO HABÉIS PAGADO EL IVA DE LAS CAMISETAS VERDES... OS VAMOS A DENUNCIAR ANTE LOS TRIBUNALES!… ¡OS VAMOS A METER EN LA CÁRCEL JUNTO A VUESTROS AMIGOS DEL 15M Y LOS DE LA CEJA…A LA CÁRCEL TODOS! ¡ANTISISTEMAS! ¡PERROFLAUTAS!
….¡YA VERÉIS EL 20N  CUANDO VENGA EL LEÑADOR RAJOY Y ME DE TODOS LOS PODERES…OS VAIS A ENTERAR!.....

…Y  Caperucita Aguirre y Caperucita Figar cogidas de la mano salieron corriendo despavoridas por bosque…

Pasados unos meses, el leñador llegó con el hacha y la emprendió contra  las escuelas públicas...

Y Colorín, Colorado, ESTE CUENTO NO SE HA TERMINADO…..

¡SEGUIREMOS DEFENDIENDO LA ESCUELA PÚBLICA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.