domingo, 23 de octubre de 2016

SUICIDARSE POR 85 ESCAÑOS...


Hoy debe haber sido un día muy triste para millones de votantes socialistas que se sienten defraudados por la re-solución del Comité Federal; hasta el tiempo les ha acompañado en el sentimiento, ya que el día ha sido gris. Para apoyar con una abstención la investidura de Rajoy hay que tener unas tragaderas muy grandes, porque tiene que caberte toda la Gürtell, la Púnica, aquel “Luis, sé fuerte”, y todos los escándalos de corrupción del PP que sería insufrible mencionar aquí. Por lo visto,  hay 139 dirigentes socialistas cuyas tragaderas han dado mucho de sí.

Lo más grave desde mi perspectiva es lo siguiente: LOS QUE SOSTIENEN QUE ABSTENERSE ES LA ÚNICA SALIDA, MIENTEN. Sí había alternativa a esta abstención oprobiosa.

Les dejo aquí una lista de tres, pero no son las únicas:

1.      Respetar a la militancia y cumplir lo que estaba en el programa electoral del PSOE, y que ningún momento incluía un apoyo por pasiva ni por activa a Rajoy.
2.      Presentarse a unas terceras elecciones y ganar; conquistar al electorado progresista, luchar cada voto, dejarse la piel para convencer, en vez de asegurarse 85 escaños.
3.      Buscar una alianza con fuerzas progresistas como alternativa al gobierno de Rajoy, lo cual hubiera incluido dejar de satanizar a Podemos y culparle de todos los males del PSOE; como dijo Borrell muy claro: “nuestros hijos están en Podemos”.

Esta claudicación es, ante todo, el corolario de una cobardía manifiesta.
Admitir que si se presentaban a unas terceras elecciones perderían más votos es la muestra fehaciente de la negligencia política, que admite que las encuestas son la realidad. No es por España, ni es por el país. Si hubierais tenido el coraje de salir a recuperar los votantes que habéis perdido hubierais podido darle la vuelta a las encuestas, pero no tenéis agallas para ello, ¿Verdad?, ni mucho menos tenéis ganas de poner el orto fuera del escaño si no conseguíais darle la vuelta a las encuestas. El fatalismo socialista consistió en esto: dar por seguro que mientras más se presente, más votos perderán; eso indica que el PSOE hoy por hoy no tiene nada que ofrecer, salvo salvar los muebles del solar socialista, o sea los 85 escaños.
¿Os habéis vendido por 5 escaños menos, por 10 escaños menos? De verdad, ¿Consideráis más grave perder unos pocos (o muchos) escaños en unas terceras elecciones que perder de por vida la confianza de cientos de miles de votantes que confiaron en la palabra que les disteis y que jamás volverán a coger vuestra papeleta vista la traición?

La democracia le sienta muy mal al PSOE… aquello de “un militante, un voto” le da urticaria a muchos socialistas del cortijo andaluz, cuya baronesa lideró el linchamiento político de Pedro Sánchez, que no pudo llegar al río, ni cruzar el puente, ni nadar. Murió en la orilla.
El otro día un súbdito de la baronesa dijo que a él no le daba urticaria la palabra "abstención”. Estoy de acuerdo. ¡Lo que debería darle la palabra "abstención", referida a darle el gobierno a Mariano Rajoy no debería ser urticaria, sino vergüenza!

Queda claro que la única línea roja que le pusieron a Pedro Sánchez era pactar con Podemos.


Decía Fernández, el presidente de la Gestor(í)a que “el PSOE aún conservaba el solar”; yo creo que ya está tardando en ponerlo a la venta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.